Blog

Pazos de Arenteiro

Ubicado en el municipio de Boborás, provincia de Ourense, Pazos de Arenteiro marca el comienzo del Ribeiro. Además de su importante pasado histórico, en esta singular parroquia confluyen las aguas del Arenteiro con las del Avia, formando un entramado natural que da cobijo y soporte a la abundante flora y fauna de la zona.

Se trata de un destino ideal para aquellos que buscan conocer la arquitectura popular y palaciega de Galicia. Con un núcleo urbano compacto y perfectamente conservado, las calles adoquinadas forman un camino que recorre el conjunto; casas populares nobiliarias, majestuosos escudos de armas que flanquean con firmeza el antiguo convento de la Orden de Malta, la antigua cárcel o el puente del Avia.

Debemos remontarnos al siglo XVI para datar los primeros indicios de cambio urbanístico, transformación que da lugar a lo que hoy en día se hace visible en la localidad. El comercio vinícola supuso un crecimiento de la economía de la zona, aumentando el bienestar económico que alcanzará su máximo esplendor durante la época barroca, y que queda patente en los numerosos pazos que se aglutinan en su centro histórico.

Indudablemente nos encontramos ante una villa muy singular, fuertemente influenciada por la presencia de la Orden religiosa y militar de los Caballeros de Malta, que recibían el pago de tributos y rentas por parte de pequeños productores vinícolas.

Pazos de Arenteiro ofrece al visitante una serie de recursos patrimoniales que se entrelazan en perfecta armonía con el conjunto natural que lo rodea. Entre ellos destaca la Iglesia románica de San Salvador, situada en el centro de la aldea y que consta de una sola nave, portada principal de arquivoltas semicirculares con capiteles que presentan motivos vegetales y figuras de aves y un destacado ábside semicircular. A escasos metros encontramos uno de los pazos más significativos de la zona, el Pazo da Encomenda.

Durante el siglo XVI y XVII, coincidiendo con una época de gran bonanza económica, se construyeron una serie de casas grandes entre las que destacamos: Pazo de Laxas, Pazo de los Tizón, Pazo do Currelo, Pazo de Feixoó, Pazo de Cervela, Casa do Ouro, Casa Granxa do Mato y la Casa de Arriba.

En cuanto a patrimonio intangible, Pazos de Arenteiro ofrece una de las historias más recordadas de la Galicia más rural. En 1809, el Capitán Cachamuiña lideró a un pueblo que se sublevó contra la invasión francesa, luchando por la libertad que les había sigo arrebatada. En el puente que se eleva sobre las aguas del río Avia se produjo el milagro, y tras una ardua y feroz contienda, el pueblo fue liberado.

Esta pequeña aldea no deja nada al azar, su Puente Medieval y el Pozo de los Humos se alejan de su casco histórico para ofrecernos un atractivo más, invitándonos a pasear entre viñedos para así descubrir sus encantos, que a día de hoy siguen siendo todo un misterio. Me acompañas y te lo cuento?