Blog

El oficio de las pulpeiras de Santa María de Arcos

Todo lo relacionado con la tradición pulpera y la Fiesta del Pulpo de O Carballiño debe ser analizado con el mismo detalle que el oficio de las pulpeiras. La primera referencia documental sobre este oficio data de 1952 según el Catastro de Arcos, que se encuentra en Archivo Histótico Provincial de Ourense. Gracias a esta referencia se puede analizar el proceso del oficio desde su origen hasta la actualidad. Por ello, se puede confirmar su existencia sobre el año 1752 en Santa María de Arcos y San Xoán de Arcos. Es importante añadir que estos documentos mencionan otro importante oficio, el aceiteiro, que desempeñaba un papel importante alrededor del pulpo. Este era el encargado de proveer de aceite a las pulpeiras para que pudiesen elaborar el “pulpo a feira”, ya que era el producto sazonador principal.

En la actualidad, el colectivo de las pupeiras de Arcos ha ido creciendo y su desempeño no solo se limita a fechas y eventos concretos, si no que gracias a la demanda de producto son pocos los días en los que no llevan a cabo este oficio tan arraigado a la propia cultura de la zona. Hoy en día, las pulpeiras se desplazan por toda la geografía ourensana y gallega ofreciendo el producto y dejando constancia de la dureza de un oficio con más de tres siglos de historia. Es relevante añadir que aún hoy el trabajo de pulpeira sigue pasando de generación en generación dentro de las propias familias.

Al mismo tiempo, dentro de esta documentación a la que hacíamos referencia, se refleja la estrecha relación entre las pulpeiras y la religión, donde su principal devoción se dirige hacia la Virgen María. Resulta sorprendente que durante los días en los que se celebra su fiesta, 15 y 17 de agosto, que coincide con la feria de O Carballiño el día 16, se interrumpe el evento para que las pulpeiras puedan asistir a la feria de sus vecinos carballiñeses. Durante este día asisten a la celebración muchos invitados no residentes en Santa María de Arcos. Por el contrario, al siguiente día, reina un ambiente más íntimo, momento en el que se desarrolla la procesión del Ramo.

Uno de los actos más importantes dentro de esta tradición es la costumbre de las pulpeiras de visitar a la Virgen. Con esta visita se busca el favor de la misma, a la que rezan y pasan un paño por su cuerpo para obtener ayuda curativa. Además de la misa mayor, se realiza el paseo de la Santa por las calles de la parroquia, empujada por algunos feligreses y acompañada por el pueblo mientras la tocan y colaboran en el empuje. A medida que avanzan, el gentío ofrece sus limosnas a la persona encargada para así obtener el privilegio de empujarla durante unos instantes. Una vez llega al cruceiro del pueblo, la procesión da media vuelta para regresar a la iglesia. Cuando llega a la puerta, se realiza una puja para saber quién tiene el honor de dirigirla de nuevo al interior.

Por último, se debe añadir que apenas ha variado el modo de preparar el famoso “pulpo á feira”. En la actualidad se utiliza una pota de aluminio para cocer el pulpo. Posteriormente se le añade aceite, sal y pimentón. Se sirve en platos de madera en los que las pulpeiras marcan sus iniciales o señas de identidad para así, entre otras cosas, para resaltar su antigüedad. Esta práctica también se trata de algo tradicional ya que es costumbre entre las personas individuales o familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.